Tremvlvs

Nuevas investigaciones en la oscuridad

Siguiendo hilos sueltos

Martes.

Richard baja, antes de desayunar, a comprarse una camisa y una escopeta al almacén de los Bourdeaux. Al final se compra un poco de ropa porque no tiene dinero suficiente para la escopeta, pero Stan se la reserva unos días.

Desayuno en la casa del buen doctor. El grupo planea sus movimientos: ir al lugar donde se encontraban las extrañas figuras de anoche, ir a la reserva…

Richard se acerca antes al colegio. Le entrega unas flores a la profesora para ganársela (se la gana) y recibe el permiso para interrogar a los niños. Sólo un niño, Matthew, escuchó la música ayer por la noche, pero no sintió deseos de acercarse al pantano.

Contactamos con Ezequiel para que nos acompañe al pantano, con su barca y con una de las de Stan Bourdeaux. Un rato más tarde, en el pantano, el grupo sufre un ataque: un caimán muy grande sale de debajo del segundo bote y hace que Richard y Stan caen al agua. El doctor Jameson dispara contra el caimán y lo hace huir, pero en un coletazo final lanza a Ezequiel al agua. El mismo doctor le cose la ceja que el caimán le ha roto.

El grupo llega por fin hasta el lugar donde ayer vio a los “peregrinos”. Las huellas siguen allí, pero ningún dato más. Ezequiel tampoco sabe nada: nos sugiere que pueden haber sido contrabandistas de licores. Richard corta el árbol: está podrido, pero nada más.

Se ha levantado la niebla, pero sobre el grupo. Las copas de los árboles se pierden en las alturas, pero a la altura del suelo se ve todo perfectamente. El grupo recorre la isla, pero no encuentra nada extraño. La doctora Nabokob examina el árbol, pero no encuentra nada. Trata de subir al árbol, pero con tan mala suerte que se cae. El siguiente en intentarlo es Richard. Lo hace muy bien, y poco a poco se introduce en la niebla. Cada vez más… Llega un momento en que ya no se oye nada. Pasan minutos y minutos, y no se habla nada. Por fin, cuando todo el mundo está muy nervioso, Richard vuelve a bajar. Parece un poco transido.

Richard cuenta su experiencia: al principio era un árbol normal, atraviesa la niebla. Pero cuando cuando las nubes dejan de tapar el sol, Richard tiene “una alucinación” y tiene una visión de dos lugares superpuestos. Aparte del mundo normal, otro mundo con góndolas donde gente se mueve sobre las nubes. Una ciudad renacentista.

Comments

litopedion litopedion

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.