Tremvlvs

El el fin del mundo como lo conocemos...

... y me siento bien

El Dr. Jameson, con gran pericia, desconecta a Jacob Marsh de la máquina. Sin embargo, una vez lo hace comienza a sonar una alarma. Los personajes se preparan para salir corriendo. Stan Roberts abre la puerta donde han venido y comprueba, por el método de caerse, que el tunel sobrenatural ya no existe. Cae como un saco de patatas varios metros, rompiéndose algunos huesos poco útiles.

Richard Lacy abre la puerta y logra ver un reflejo de un par de personas que suben rápidamente: el Dr. Glest y Grupius, que se acercan con intenciones aviesas. Richard Lacy dispara al Dr. Glest en cuando asoma la cabeza, que cae rodando por las escaleras mientras Grupius se ríe con estupidez.

El Dr. Jameson empapa con el resto de la gasolina que todavía porta la máquina y le prende fuego.

Grupius se acerca lo suficiente como para que Richard Lacy le dispare con la escopeta: el disparo le da de lleno, pero la carne del villano revienta como una pompa de jabón asquerosa, y de su interior aparece una masa negruzca con dientes de color orín, que se derrama protoplasmáticamente sobre el suelo formando pseudópodos. A los intrépidos protagonistas se les va un poco la cabeza -sobre todo a Richard Lacy. La doctora Cassandra Nabokob se tira por la ventana, dejándose arriba su maletín.

El siguiente que trata de saltar por la ventana es Richard Lacy, tras intentar mantener la puerta cerrada, pero lo que hay detrás la revienta en astillas, con lo que el detective ve mucho mejor lanzarse al vacío. Pero, en última instancia, viendo que el doctor está preparandose para lanzar al niño, decide quedarse y luchar. Un tentáculo con dientes le arrastra hacia la puerta, mordiéndole. Los dos monstruos luchan en un combate desigual, y, finalmente, Richard Lacy empuja a la masa en la que se ha convertido Grupius, y los dos caen rodando por las escaleras. El detective hacia una muerte cierta.

El Dr. Jameson tira la munición al fuego y se prepara para lanzar al niño. Abajo están preparando su llegada con un abrigo. Jacob Marsh cae sobre la doctora, que queda bastante chafada. El siguiente en saltar es el doctor, dejándose su maletín arriba.

Comments

litopedion litopedion

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.